Cómo “Homeland” te ayuda a vencer la procrastinación

Much@s somos expert@s en el arte de la procrastinación, es decir, en posponer tareas necesarias en favor de otras más fáciles o agradables.
Cuando te enfrentas a una tarea o proyecto a veces aparece una resistencia que te impide ponerte manos a la obra.

Aunque son muchos los factores que se esconden detrás de la procrastinación, con frecuencia esta resistencia se debe a lo difícil que mentalmente imaginamos que va a ser completar la tarea.
Se trata de un tema complejo que no puedo ni pretendo procrastinaciónsimplificar.
Aun así, a veces es posible vencer esa resistencia con un pequeño esfuerzo, aprovechando una tendencia de tu mente.

Voy a compartir contigo una estrategia que personalmente me funciona cuando me enfrento a tareas que de entrada me generan “resistencia”:

Una forma efectiva de evitar la procrastinación es simplemente empezar esas tareas necesarias.

¿Por qué?

Esta estrategia funciona porque tu mente recuerda mejor las cosas que no has terminado que las que has acabado.
Esto se debe al llamado efecto Zeigarnik, descubierto en 1920 por la psicóloga rusa Bluma Zeigarnik.
Ella se dio cuenta de que los camareros recordaban con gran detalle los pedidos pendientes, que aún no se habían servido.
Sin embargo, después de dejar la comida en la mesa, los camareros olvidaban inmediatamente los pedidos, incluso los más recientes.

Todos los días ves ejemplos de este efecto y constantemente eres “victima” de él, tod@s lo somos. Ocurre con, por ejemplo, “Homeland”, la serie de televisión centrada en el mundo del espionaje.
Si eres fan de la serie, sabes a qué me refiero. Si no lo eres, puedo decirte que “Homeland” te deja en suspenso cada semana. Siempre queda algún cabo suelto, alguna parte de la historia incompleta. Eso llama tu atención, te mantiene involucrad@ y te motiva a verlo la semana siguiente. No estás satisfech@ hasta que logras completar la tarea (en este caso, resolver el misterio).

Se trata de sacar partido de esta tendencia en tu propio beneficio para ayudarte a vencer tu tendencia a la procrastinación.

¿Cómo?

  1. Simplemente empezando esas tareas necesarias, como ya he comentado con anterioridad.
    Al comenzar una tarea tu mente crea una especie de “tensión psíquica” que te lleva a continuar hasta acabarla. Quieres poder eliminar esa tarea de tu lista de pendientes.
    Una vez completas la tarea, tu mente descarga esa información porque ya no es relevante.
    No importa por donde empieces, simplemente siéntate y empieza por donde sea. Sencillamente da el primer paso.
    Por ejemplo, si antes de escribir mis artículos pensara en todo el esfuerzo que me supone, nunca los escribiría. La resistencia es muy alta. En su lugar, “me fuerzo” sencillamente a empezar con el artículo. Aunque sea sólo una pequeña parte como dibujar el mapa mental del contenido o escribir un título provisional o una pequeña introducción.
  2. Si no vas a completar ese proyecto o tarea el mismo día, antes de acabar, decide y anota en una lista las 3 siguientes acciones más importantes.
    Destina los 15 últimos minutos de tu día para hacer esa lista con las 3 tareas más importantes para el día siguiente.
  3. Celebra tus éxitos
    Dado que tu mente recuerda con más facilidad las tareas incompletas y olvida con rapidez los éxitos logrados (son tareas acabadas), me gusta igualar las posibilidades.
    Aumentas las posibilidades de recordarlos si los celebras a menudo, si haces que sean memorables. Acordarte de tus éxitos te sirve de motivación, especialmente en los momentos difíciles.
    Tómate tiempo para celebrar y disfrutar de tus triunfos, por pequeños que te parezcan. Aunque simplemente sea, por ejemplo, el haber empezado ese proyecto que llevas meses posponiendo.

Tengo que advertirte, sin embargo, de que si abusas de esta tendencia de tu mente, puedes acabar siendo víctima de la misma.
Me explico. La estrategia que te he contado puede ayudarte a vencer la procrastinación. Sin embargo, no se trata de que te lances a lo loco a comenzar tareas y dejarlas inacabadas. Acabas cambiando la resistencia a empezar por la tortura de una lista inmensa de tareas incompletas.

Si tienes una gran cantidad de asuntos pendientes dando vueltas en tu cabeza, tu mente “te carcome” a todas horas. Esos temas pendientes permanecen en tu conciencia y generan pensamientos incómodos que te acompañan hasta que finalmente los terminas. Literalmente, pueden acabar desgastándote.

¿El secreto para evitarlo? La revisión semanal.

Para mantener tus tareas bajo control, es importante hacer, por lo menos, una revisión semanal. El objetivo de tu revisión es analizar las tareas hechas, las tareas que se han generado esa semana y las tareas pendientes a corto, medio y largo plazo.

Tratar a fondo el tema de la revisión semanal de tus tareas, merece un post en sí mismo. Sin embargo, voy a explicarte una estrategia práctica que puedes empezar a usar ahora para controlar tu lista de tareas incompletas:

Plantéate estas 3 preguntas:

  1. ¿Qué proyectos ya comenzados tienes aún por terminar?
  2. ¿Hay algo que puedas hacer ahora para acabar uno o más de esos proyectos?
  3. ¿Cómo puedes decir no a nuevos proyectos hasta que hayas cerrado alguno de los que tienes entre manos?

Ahora que sabes cómo usar una tendencia natural de tu mente para vencer la procrastinación, es el momento de pasar a la acción.

Se trata de aumentar considerablemente tus posibilidades de dejar de postergar tareas y proyectos.

¿Cómo vences tu resistencia a la procrastinación en tus tareas? ¿Tienes algún sistema para lograrlo? Por favor, compártelo en los comentarios.

20 thoughts on “Cómo “Homeland” te ayuda a vencer la procrastinación

  1. En la tareas difíciles o proyectos grandes, creo que los más importante es comenzar, así como dices. En mi caso, comienzo por tareas que le vayan dando sentido al proyecto y me voy involucrando poco a poco con el mismo, a veces los proyectos generan resistencia porque no estamos lo suficientemente involucrados con ellos, en mi caso involucrarme puede llevarme desde horas hasta días. Es lo que me ha funcionado.

    En ese proceso, me pasa mucho, que la tarea no es tan compleja ni tan extensa como se suelen mostrar al principio.

    P.d. Excelente lo que escribes. ¡Gracias!

    • ¡Muchas gracias por tus comentarios y por tu apoyo, Franklin!
      Excelente tu estrategia para encarar proyectos. Es mucho mas fácil vencer la resistencia si te involucras y descubres algún aspecto que te motive de la tareas.
      Como comentas, a menudo la tarea no suele ser tan difícil como la habíamos imaginado. Es cuestión de decidirse y simplemente empezar.
      Un saludo

    • Me alegro de que estos consejos puedan servirte de ayuda!! Gracias por tus comentarios, Jorge. Un saludo

  2. ME PARECE INTERESANTE EL PODER CONCLUIR CADA TAREA QUE HACEMOS. COMPARTO LA IDEA DE RESISTIRSE A LO DIFÍCIL, PERO QUE GRAN SATISFACCIÓN CAUSA EL LOGRAR ALGO COMPLICADO. LA RECOMENDACIÓN ES A INVOLUCRARSE HASTA EL FINAL EN NUESTRAS ACCIONES LABORALES O COTIDIANAS, Y ESO CONLLEVA ÉTICA Y RESPONSABILIDAD CON NOSOTROS MISMOS Y CON NUESTROS COLEGAS O CLIENTES.
    ME RECUERDA TAMBIÉN ESTE TEMA EL DE LOS VICIOS “MAÑANA LO DEJO” ” NUNCA MAS LO HAGO” “NO CREO QUE ALGUIEN LO NOTE” SON SOLO EXCUSAS QUE AL FINAL TE PERJUDICARAN.
    ES COSA DE SER FIRME Y SALTAR LA BARRERA DE NUESTRAS MENTES.

    • Con frecuencia la parte más difícil de una tarea complicada es empezar, dar el primer paso. Si consigues vencer esa resistencia inicial, tu mente acude en tu ayuda para “empujarte” a seguir con esa tarea. La satisfacción que logras al acabarla, como bien dices, es grande!!
      ¡Muchas gracias por tus comentarios, Guillermo! Saludos

  3. Creo es uno de los mejores artículos que he leído, alguna vez comentaba a mi hijo que nuestra mente nos proyecta satisfacciones momentaneas para no hacer lo que sabemos que tenemos que hacer y no sabemos como comenzar, y facilmente, como comentas en tu artículo, nos dejamos llevar por las cosas fáciles y que nos duermen pensando que ya hicimos algo, pero que seguimos sin atacar ese asunto que cada vez se nos complica mentalmente, muchas gracias, la solución más rápida es atacar el problema de inmediato y que nuestra mente trabaje en resolverla.
    Saludos

    • Marco, como comentas la mejor opción para evitar posponer lo que no te apetece hacer es atacar el problema de entrada sin dejar que tu mente “imagine” lo complicado que será realizar esa tarea.
      Además de evitar la procrastinacion, ¡eres más productivo!
      ¡Muchas gracias por tus comentarios!
      Un saludo

  4. Es excelente tu forma de explicar, Gracias..
    Yo realizo una lista de trabajos semanales, el lunes y voy tachando terminaciones y agregando tares nuevas mientras avanza la semana y es muy agradable tachar con un OK lo realizado y terminado.
    Heri

    • ¡Gracias a ti, Heri!
      Veo que mantienes a raya tus tareas pendientes. ¡Sigue así!
      Sólo decirte que te asegures de enfocarte en las tareas importantes de tu lista.
      A veces somos víctimas de nuestra propia lista y anotamos en ella tareas poco importantes
      por el “subidón” que produce tacharlas de la lista. ¡Espero que no sea el caso!
      Saludos

  5. qué buen blog! encuentro cosas muy útiles para aplicar tanto a mi vida laboral y personal como a mis clases de Administración.

  6. Me encanto, lo veo practico con un lindo estilo de comunicacion. Es verdad sobre la resistencia a comenzar.
    Para mi es cuestion de salir de mi mente,, ponerme en accion, luego esta se dinamiza sola.
    El mayor trabajo del ultimo tiempo es salir de mi cabeza, es decir mi dialogo interno o imaginacion.
    Gustoen conocerte.

    • Gracias por tu felicitacion, Alma!
      Estoy totalmente de acuerdo contigo en que la parte más difícl es, sin duda, comenzar tu tarea.
      Suele ser difícil por la “imagen mental” que hemos creado, por imaginarla difícil y compleja.
      Como dices, cuando logras dominar ese dialogo interior y dar el primer paso resulta más fácil acabarla
      Gracias por tus comentarios!
      ¡Encantada de verte por aquí, Alma!!

  7. Esto me pasa a mi con un trabajo de investigacion, no se ni por donde empezar, pero gracias, tus consejos me han dado fuerza.

Leave a Reply to José Cancel reply