El poder del foco

Si hay algo que a l@s emprendedores suele interesarles es aprender cómo mejorar la productividad.

Uno de ellos, me comentaba hace unos días que algunas cómo enfocarse, como mejorar la productividadpersonas parecen tener la capacidad de lograr resultados excepcionalmente buenos en lo que hacen. Puesto que disponen del mismo tiempo que el resto de nosotros, es razonable pensar que usan alguna estrategia poderosa para conseguirlo.
¿Cuál es la clave?

Su secreto, y el de muchas personas altamente productivas, consiste en saber cómo enfocarse en un único proyecto durante un período de tiempo.

La mayoría de nosotros, en cambio, a menudo solemos resistirnos a enfocarnos en un solo tema. Nos decimos que esta estrategia no nos va a funcionar o que no podemos gastar las 2 primeras horas del día enfocándonos en un proyecto importante.

Parte de la razón a esta resistencia es que estamos tan acostumbrados a la multitarea, a las interrupciones y las distracciones que muchas veces hemos perdido la habilidad de enfocarnos en una sola cosa durante más de 10-15 minutos.
Por eso, casi la mitad del tiempo nos interrumpimos y distraemos a nosotros mismos.
Voluntariamente elegimos dejar de hacer lo que estamos haciendo y cambiar a otro proyecto completamente diferente sin ninguna presión externa.

En general, nos cuesta mantener el foco, es decir, la habilidad de dedicar toda nuestra atención a una tarea.

Para mejorar la productividad resulta clave saber cómo enfocarse.

El foco es como un músculo

El foco, o la capacidad de enfocarse, se parece mucho a un músculo. Si dejas de usarlo se debilita y se atrofia. En el ambiente actual abundan los músculos de “foco” débiles.

Lo bueno de los músculos es que a la vez que se debilitan si no se usan, también pueden hacerse fuertes con el uso.

La clave radica en fortalecer el músculo del foco utilizándolo.
Como ocurre con los demás músculos, no hay que hacerlo todo a la vez. Puedes hacerlo gradualmente, paso a paso, de forma constante.

Si te das cuenta de que tu mente está divagando cuando debieras estar enfocad@ en algo más, necesitas guiar a tus pensamientos de nuevo hacia lo que estás haciendo, volviendo al momento presente.

Cada vez que vayas a revisar tu email o a atender una llamada cuando se supone que estás haciendo algo más, respira profundamente y resístete a la urgencia. Enfoca tu atención de nuevo en lo que tienes entre manos.
Si lo necesitas, tómate 5 minutos para sentarte tranquilamente en tu espacio de trabajo con los ojos cerrados. Este descanso puede ayudarte a reenfocar tu mente, disminuir el nivel de estrés y mejorar la concentración

Al principio sólo serás capaz de mantener tu foco durante 10 minutos antes de distraerte con alguna otra cosa. Cuando esto ocurra, es importante ser consciente y empujarte a volver a la tarea principal. Simplemente estás fortaleciendo tu músculo del foco.

Por otro lado, piensa en lo satisfech@ que te vas a sentir al dedicar toda tu atención a una única tarea. Al ser capaz de enfocarte, no sólo consigues completar algo, además sientes que lo has hecho bien.

Aprender cómo enfocarse y la habilidad de mantenerse enfocad@ pueden desarrollarse con algo de práctica.

¿Sueles dedicar toda tu atención al proyecto que tienes entre manos? ¿Tienes alguna estrategia para mantener el foco en lo que haces? ¿Crees que es importante aprender cómo enfocarse?

5 thoughts on “El poder del foco

  1. Pingback: Productividad 4.0 – Enfócate |

  2. Pingback: 100 grados de foco

  3. Pingback: Descubre con qué facilidad puedes mejorar la concentración

Deja tus comentarios