100 grados de foco

No me cansaré de repetir que una de las bases del éxito para lograr mejorar la productividad es mantener el foco.
Sin embargo, a menudo me preguntan ¿Hasta cuándo? Tengo muchas ideas y proyectos importantes que me atraen, ¿En qué momento debo dejar un proyecto y pasar al siguiente?

Creo que este video ilustra de forma gráfica el poder del foco, a través de la transformación que se produce en el agua cuando se alcanzan los 100ºC.
Mientras que a 99ºC el agua está muy caliente, cuando alcanza los 100ºC llega a su punto de ebullición y empieza a hervir. Esta diferencia de sólo 1ºC es fundamental, ya que transforma el agua líquida en vapor, capaz de producir energía.

La idea de los 100ºC es una metáfora del punto de inflexión en nuestros propios proyectos y objetivos, en los que hemos creado el impulso suficiente para hacer que salten al siguiente nivel.

Lograr los 100ºC a  menudo requiere estar enfocado en un solo tema durante un periodo de tiempo. Si tu foco está dividido y repartes tu tiempo, energía y recursos en muchas cosas diferentes, puedes conseguir que muchos de tus objetivos estén “calientes”, pero nunca llegan a alcanzar completamente ese “punto de ebullición”.

Esta es mi propuesta. Prueba a enfocarte en un único proyecto prioritario y concéntrate en él sin que tu mente se sienta atraída por la siguiente idea brillante. Mantén el foco hasta lograr que tu proyecto llegue a su “punto de ebullición”. Esta simple estrategia te llevará al siguiente nivel.

Por favor, deja tus comentarios después de ver el video. ¿Usas la estrategia de enfocarte en un solo proyecto durante un periodo de tiempo?

4 thoughts on “100 grados de foco

  1. Cuanta razón tienes Rosa. Sin necesidad de llegar a la ebullición, también he podido comprobar el aprovechamiento energético en la calefacción de mi casa. Actualmente, con la bajada de temperaturas, he tenido que reducir la calefacción de algunas habitaciones para con la misma energía (cuestión de ahorro) conseguir que las demás mantengan una temperatura agradable.
    Confirmo Rosa, concentra y conseguirás antes tu objetivo. Una cita de Théophile Gautier que me encanta sobre este asunto
    “Para reducir lo infinito a lo finito, lo inasequible a lo humanamente real, no hay más que un camino: la concentración.”

    • ¡Una cita genial, Hilario y muy adecuada, como dices! Hay que recordar siempre el poder del foco.
      Gracias por tus comentarios. Un saludo

  2. Me encanta este video!! Es muy gráfico para ilustrar todo lo que nos cuentas Rosa. Creo que a la mayoría de personas, nos sucede esto, la falta de tenacidad sobre un foco, para conseguir nuestros sueños, proyectos y objetivos. Yo estoy en la fase de decisión, aún, y creo que puede ser doloroso tomar un camino, dejando el otro aparcado, por eso, quizás no acabo de decidirme…. Pienso que me puede más el temor al fracaso de una opción, que el seguir caminando por dos caminos a la vez a pesar de saber que así será difícil llegar al objetivo final de uno y del otro. ¡Vaya dilema!

    • ¡A menudo los emprendedores tenemos ese dilema que planteas, Inma!
      Desde mi punto de vista, elegir un camino no implica necesariamente abandonar el otro para siempre; se trata de concentrar el foco durante un tiempo hasta llegar a ese punto de inflexión. Después, puedes dirigir tu foco hacia el otro proyecto. Lo difícil es llegar al punto de ebullición si tienes que repartir tu foco y tu energía entre varios proyectos.
      Gracias por tus comentarios. Saludos

Deja tus comentarios